CHANGES


Creo que uno de los aspectos que más me han sido difícil asimilar es el cambio. El cambio constante. Uno fácilmente puede, incluso lo busca, un poco de estabilidad, de paz. Pero la ilusión de ella, bueno es eso, ilusión. Lo cierto es que hay ilusiones que pueden viajar con nosotros. Despertar. Comer una torta ahogada. Besarte. Otras que parecen lejanas se vuelven pronto realidad. El futuro no es tan lejano. Posiblemente se vengan una serie de cambios que buscaba y que, de pronto, se vuelvan realidad en un corto-mediano se logren. Y eso implica dejar esto, esto que se logró conseguir en 7 meses de trabajo. Que bendición la mía. Y sin embargo no logro desaprenderme de aquello que se volverá ahora parte de mi memoria, mis recuerdos que alguna vez desempolvaré, y luego el suspiro.

1 comentarios:

el rolas | 10:11 a. m.

Es placentero voltear hacia atrás, pero después de un buen rato duele la tortícolis.